Las claves para vestir tu cama con elegancia y calidad sin complicaciones

¿Cómo se puede conseguir que una cama luzca con más calidad y con un toque extra de elegancia? Cuando pensamos en amueblar el dormitorio y nos centramos en la cama, nuestra máxima prioridad es que sea ideal para el descanso, como también que transmita esa misma sensación. Queremos comodidad, que lo parezca y que lo sea, pero también queremos que resulte elegante y buena.

Para conseguir eso hay que conseguir un importante equilibrio entre diferentes factores. No solo tienes que centrarte en esta pieza de tu mobiliario, también tienes que tener en cuenta otros aspectos que la rodean en la habitación. De todo esto te vamos a hablar, y en profundidad, con estos consejos para vestir tu cama con elegancia y calidad.

Cómo vestir tu cama con calidad y elegancia fácilmente

Antes de entrar en detalle con los consejos clave, te aconsejamos tener a mano una tienda o establecimiento que te ofrezca buenas opciones para vestir tu cama. Entre las mejores propuestas que puedes encontrar en el sector está la web de https://www.todocolchas.com/, que ofrece un genial surtido tanto por variedad como por calidad de los tejidos.

Sin esa pieza, el resto del puzle de tu habitación se desmonta por completo, y más si pensamos en dar elegancia y calidad a tu cama. Puede que parezca increíble, pero lo cierto es que el resto del cuarto también tiene mucho que decir a la hora de conseguir este efecto en esa pieza de la casa dedicada al descanso, y a continuación te lo vamos a demostrar.

Los complementos son cruciales

El buen uso de complementos hace mucho ya no solo por el look de tu habitación, también influye considerablemente en el aspecto que tiene tu cama. En el caso de buscar la elegancia y la calidad, que es justo lo que estamos haciendo aquí, debes tener muy claro que hace mucho más un tejido bueno que una gran cantidad de cojines desperdigados por la cama. Calidad y elegancia van siempre de la mano, incluso para aquellos que no estén especializados en la materia.

El tejido natural favorece un descanso más sano y gana mucho en imagen, aunque hay que explorar las diferentes texturas para darle ese toque distintivo a la cama. Por otra parte, el uso de cojines y de almohadones se recomienda, pero ha de hacerse en su justa medida y no saturarlo todo con su presencia.

En base a esto último, debemos hacer hincapié en que la cama ni puede ni debe convertirse en el lugar comodín para esos cojines que no sabes dónde colocar. Debes tener muy en cuenta tanto su color como la forma en la que se colocan. Cada pequeño detalle cuenta a la hora de vestir bien tu cama, no lo olvides nunca.

Busca el uso de colores agradables

Cuando abordes el esquema de colores de la habitación, la cama ha de ser un elemento a tener muy en cuenta. Tienes que pensar en el cuarto como un todo y, en base a eso, decidir bien los colores que tenga cada una de sus partes. Con esto en mente, ya tenemos que centrarnos en la ropa de cama, que debe ir a tono y acompañando al color de las paredes o incluso de los muebles.

La prioridad es conseguir un ambiente totalmente uinificado y que denote armonía. Aun así, es muy habitual tender hacia los colores neutros para la base, ya que consiguen encajar con prácticamente todo y encajan muy bien con colores como los beiges, los grises claros, que son lo ideal si se quiere transmitir cierta calma y tranquilidad en un dormitorio con toques delicados.

También se pueden buscar combinaciones con colores granates o negros si se desea algo con un poco más de fuerza. Sea como fuere, hay que mantener ese aire agradable y, sobre todo, una visión de conjunto a la hora de vestir la cama y el resto del cuarto.

Lo que rodea a la cama también tiene mucho que decir

El entorno hace mucho ya no solo por el aspecto del cuarto, sino también por el que tiene la propia cama. Por más que trates de vestir de la mejor forma posible tu cama, si no la acompañas como es debido en general, el conjunto al final acaba desluciendo esta pieza central del dormitorio. No malgastes esfuerzos saturando todo lo demás, porque entonces lo que consigues es justo lo contrario de lo que deseas.

Con esto en mente, procura minimizar el resto de elementos en la habitación y recuerda también nuestra máxima recomendación: conseguir un conjunto armonioso y bien conjugado. Si mantienes esto, verás que al final la cama luce mejor, con más calidad y más elegancia. Y eso es justo lo que querías desde el principio.

Aunque lo parezca, no es tan complicado conseguir calidad, elegancia y comodidad en una cama. Solo hay que tener mucha visión de conjunto y, por supuesto, paciencia.

Besos,
signature

What do you think?

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

No Comments Yet.

Previous
Por qué puede ser una buena idea ofrecer regalos personalizados
Las claves para vestir tu cama con elegancia y calidad sin complicaciones